AGORAFOBIA, LA PRISIÓN INVISIBLE.

AgorafobiaConsultaPositivo

En este país, decir que tienes una dolencia Psicológica, pasa por desgracia a ser etiquetada como “loca”, y lo que es peor, nuestra muy civilizada sociedad, no hace ni el más mínimo esfuerzo por saber siquiera de que se trata, porque ellos están “sanos”. Miles de estudios demuestran que TODOS los humanos pasan por situaciones delicadas durante su vida (depresión, stress, bulimia, anorexia, y algunas más) pero cuando los demás luchamos contra enfermedades psicológicas de las que no es tan habitual hablar, ni siquiera se molestan en saber de que va, simplemente juzgan. Creo que esa es una de las principales razones por las que los que padecemos una de esas dolencias “malditas” nos vemos obligados a callarlas de una manera u otra.

En primer lugar, quisiera aclarar lo que es la agorafobia: Está considera como una fobia social, en la que se establece una barrera de diferentes niveles ante nosotros y el mundo exterior. También se le suele asociar a menudo con malos tratos de todo tipo, pues es una manera ideal de someter a una persona por completo.Digamos que es uno de los métodos de control de un maltratador. Existen varias categorías: leve, moderada y extrema.

En mi caso llevo viviendo catorce años con agorafobia extrema, y quisiera compartir el horror que ello conlleva. Prefiero no dar los motivos que me llevaron a padecer dicha enfermedad.

La agorafobia es la más complicada de las fobias, y la más difícil de superar. Mi día a día pasa por saber que no podré cruzar la puerta de la calle por muy abierta que esté, incapaz de traspasarla. No creáis que no lo he intentado, pero entonces sufro unos horribles ataques de pánico que me dejan secuelas durante días. Esta maldita enfermedad, que tan solo me permite salir acompañada de una persona que sepa muy bien como funciona y con la que me sienta segura, ha roto por completo mi vida e impide que pueda hacer lo que hacéis vosotros de manera habitual: salir a comprar una barra de pan, ir a la playa, interactuar con los vecinos, conseguir un trabajo, ir a tomarme algo con una amiga… la vida se acaba con la agorafobia. Tienes que adaptar los pocos movimientos que haces a ella, y te puede traicionar en cualquier momento. Es horrible mirar cada día por la ventana y ver a tantas personas andar por la acera con total libertad, en las terrazas de las cafeterías… Una horrible experiencia me dejó esta maldita secuela, la que me mantiene encerrada en una casa sin poder realizar lo que para todos es tan fácil, salir de casa. Y ya he dejado de intentar explicar lo que me pasa, porque la gente no lo quiere entender y encima después te miran mal. TODOS Y CADA UNO DE NOSOTROS DEBERÍAMOS PONERNOS DE VEZ EN CUANDO EN LOS ZAPATOS DE LOS DEMÁS. Pero mientras tanto, es una tortura diaria saber que mi enfermedad no solo me afecta a mi sino que también limita a la persona que está a mi lado, y eso me causa un gran sentimiento de culpabilidad, aunque sé que lo entiende y jamás se ha comportado como si su vida estuviese tan ajada como la mía. Pero eso es lo que yo siento, encerrada en mi prisión particular, mirando por la ventana como la vida de los demás sigue viva y se modifica a diario, esperando que un milagro me devuelva la libertad que un día tuve.
Gracias.

Anna Lafont.

13 comentarios en “AGORAFOBIA, LA PRISIÓN INVISIBLE.

  1. Hola, Anna.
    Como es lógico no tenía ni idea de que padecías de agorafobia.
    Pienso que has sido muy valiente haciéndolo público por aquí. Quiero darte ánimo y todo mi apoyo para que seas fuerte y poco a poco ganes terreno.
    Sé qué clase de fobia es: cada vez está más reconocida por la sociedad y menos estigmatizada.
    Un abrazo.

    Le gusta a 3 personas

  2. A veces la vida queda rasgada de cuajo y la reparación es tremendamente compleja. Muchos vivimos en cárceles mentales de las que rebuscamos la llave para poder salir. Deseo que encuentres la tuya, aunque, como bien sabes, mientras se recorre el camino de la libertad también hay que aprender a vivir con lo poco de que, a menudo, disponemos. Alguien valiente y con coraje como tú encontrará su lave y abrirá las puertas de otros .Estoy convencida

    Le gusta a 3 personas

  3. Todos tenemos traumas y locuras en mayor o menos medida, y quiero creer que poco a poco somos, como sociedad, más respetuosos con las enfermedades mentales propias o ajenas. Espero de veras que consigas superar tu fobia y que por fin disfrutes de ese ansiado paseo hacia cualquier parte. Ánimos y un abrazo.

    Le gusta a 3 personas

  4. carmenaguilera83

    Excelente artículo, es muy fuerte la realidad. Pero lo más importante es que ayudas a otra gente a salir de agorafobia. Yo estuve 10 años con Bulimia, hoy en día puedo decir gracias a mis hijos que ellos son el motivo por el cual decidí salir de mi problema “psicológico” y que no es cualquiera que habla de estos temas, tras el espejismo de la realidad en la que tu mente y tu cuerpo se encierra! Sigue adelante, me agradó tu blog 😊

    Le gusta a 3 personas

    1. Gracias Carmen, me costó mucho tiempo hacerme a la idea de mi verdadera situación pero desde la acionalidad fuí capaz de interiorizar y comprender mi propio infierno, y eso supiuso un gran paso. Pero me queda mucho por luchar… y no dudes que seguiré haciendo. Un Abrazo¡¡¡

      Le gusta a 3 personas

      1. carmenaguilera83

        Se que es una gran lucha, yo la tuve en carne propia y no me fue fácil, hasta que comprendí como mi cuerpo se deterioró. Eso es comprender el infierno en que nuestro cuerpo se encierra. Por eso animo y sigue que sola no estás.

        Le gusta a 3 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s