ÉRAMOS POCOS Y LLEGÓ LA ABUELA CON EL LOBO

eta--490x540.jpg

Ya echaba yo de menos que surgiese un nuevo tema que desviase la peste a podrido de todos los que nos gobiernan, y los que de mala manera lo intentan. Pero esta vez la cortina no es de humo, es de gas pimienta, de la que escuece y niebla los sentidos. ETA, un grupo terrorista armado que actuó impunemente durante cuarenta años o más en nuestro país a salido al escenario con luces de neón. Ha sido como si hubiesen anunciado: “y la próxima manipulación por parte de los políticos es…” al más genuino estilo Hollywood. Y toda la atención mediática de nuevo desviada. Que ETA anuncie ahora su disolución, a bombo y platillo, con el agravante de “pedir perdón” a las víctimas no culpables de su supuesta lucha, es más una ofensa que una rendición, cosa que por otro lado nunca se han propuesto. En esta última acción de ciencia ficción, se da sibilinamente a entender que en el macabro reinado de ETA existían las víctimas que “se lo merecían” y las que no. Ahora resulta que los etarras son dioses con la capacidad de juzgar, condenar y ejecutar. Pero eso no es nada con comparado con mandar una cartita, en el momento más justo imposible, y desviar toda la atención hacia ellos de nuevo. El gobierno debe estar frotándose las manos, se acabó el tema Cifuentes, Puigdemont… y las causas abiertas a decenas contra varios partidos políticos. ETA vuelve a entrar por la puerta grande y recibe la atención de todo el mundo, a modo de: “Ya estamos aquí…” como en la famosa película de terror. No creo en las casualidades, de hecho, ni siquiera me trago que sea justo esta la fecha elegida para la simbólica disolución. Estoy convencida de que, desde hace algunos años, nada de lo que le pasa a España es improvisado. Este fin de semana ya no existirá otro tema de conversación y eso le devuelve al PP la tranquilidad perdida, porque además se anotarán el tanto de una misiva que tan solo pide perdón a las victimas que no lo merecían. O sea que, existen dos tipos de personas para los etarras, los que merecían morir, y las víctimas aleatorias. Un asesinato lo es independientemente de quien sea la víctima. Porque cuando tienes un arma en la mano, evidentemente no es para charlar. Y continúa el show. Etarras arrepentidos que coinciden con el aprieto más complicado del estado ante una amenaza independentista, la compra- venta de titulaciones, la misteriosa desaparición de fondos del estado, más cajas negras que en Iberia… Pero bueno, quizá en esta ocasión el lobo se coma a Caperucita, y la abuela dispare al cazador. Los cuentos cambian por momentos.

GRACIAS.

ANNA LAFONT.

2 comentarios en “ÉRAMOS POCOS Y LLEGÓ LA ABUELA CON EL LOBO

  1. Yo sinceramente además lo que no entiendo de este país son los mass media y sus comunicadores movidos por los finos hilos de los intereses económicos del grupo, todos ganan en encuestas, financiados por los gobiernos, en fin me ocurrirá como con la televisión la pondré en modo off.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s