¿Qué pasa con las desapariciones en España?

Tras mucho pensar en como enfocar este tema, he dejado de preocuparme por el cómo para ahondar en el porqué. En España existen 14.000 personas desaparecidas y aún no tengo muy claro en que se diferencian unas desapariciones de otras. Los medios de comunicación se centran obsesivamente en algunas (Véase Diana Quer, como último caso destacado) y en cambio otros casos ni siquiera existen para la opinión pública. Al principio pensaba que quizá era una opción de las familias, pero tras ponerme en contacto con algunas de ellas, ahora sé que no. Es más, la cuestión del propio morbo enfermo que levanta dicha desaparición, la edad del/a causante, el lugar y desde luego, la visualización constante de la familia. Todo esto estaría muy bien si estas ¨apariciones familiares” no fuesen acompañadas de acusaciones mutuas u otras revelaciones familiares que no vienen a cuento. Mientras todos los esfuerzos se concentran en unas cuantas personas, que desde luego merecen ser encontradas, otras sin embargo no reciben el mismo trato. Pero si esto ya me desconcierta, lo que me aterra de verdad es escuchar como la propia guardia civil nos explica de manera tajante como:” Ya tenían claro que el tal chicle era el autor de la desaparición de Diana” pero atención, no lo detuvieron y con ello pusieron en peligro a todas las chicas que se cruzaran con él. Suerte de que la siguiente de la macabra lista del denominado Chicle, tuvo la valentía de escapar. Me parece una inconsciencia por parte de las fuerzas del estado decir que a pesar de que tenían claro quien era el autor (y asesino) de Diana, éste siguiese en la calle poniendo en peligro a más chicas. Existen familias destrozadas por desapariciones inquietantes que quizá por no tener las fuerzas o los contactos necesarios para estar todo el día en la televisión, ven como poco a poco, sus seres queridos se olvidan en un cajón. Ese solo gesto, aleja aún más a los desaparecidos de la vuelta a casa, ya sean vivos o muertos. Solo las familias saben de su dolor, de su indignación y desconsuelo. No porque se centren en encontrar a determinadas víctimas, sino porque no se ponga todo el empeño en cada uno de los casos, sin necesidad de un autobombo mediático que puede acabar por convertirse en un circo donde algunos padres, ya más que habituados a aparecer en esas circunstancias, aunque sus casos ya hayan sido resueltos y los causantes de ellas en prisión, vuelvan a sentir el minuto de subidón de estar de nuevo en la tele. Amig@s, TODOS LOS DESAPARECIDOS SON IGUALES, tienen una familia que sufre, unos hijos que crecen sin ellos, amigos que los buscan sin ayuda de nadie… que nadie los deje en el olvido porque nunca se sabe cuando le puede tocar a uno.

Gracias.

Anna Lafont.

20111027_desaparecidos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s